10 de octubre de 2013

18

Almendras garrapiñadas

Esta entrada va dedicada a Laura M., amiga de juventud. Recuerdo perfectamente a su madre cocinando almendras garrapiñadas y hartarnos de comerlas en su casa. Sus padres tienen tierras en Lleida y claro, tenían muchas almendras. Su madre las cocinaba y removía y removía, y luego nosotras a comerlas, sin la paciencia de dejarlas enfriar. Cuántas veces me habré quemado la lengua por esa impaciencia mía. Aquí os dejo la receta, es sencillísima, sólo hay que tener la paciencia de estar removiendo sin parar bastante rato.







  • Almendras crudas
  • agua
  • azúcar
(Ahora os explico la proporción, por 1 vaso de almendras, añadimos 1 vaso de agua y 1 vaso de azúcar.) 











  • 1 olla de barro
  • 1 cuchara de madera
 


En la olla de barro introducimos las almendras, en mi caso han sido dos vasos, por lo que añadiré 2 vasos de agua y 2 vasos de azúcar.

Lo ponemos a fuego lento y no dejamos de remover. En estas fotos te enseño por las diferentes fases que pasa el color del agua. Estará durante mucho tiempo el agua y el azúcar de color oscuro, que parecerá que se te hayan quemado, pero ten paciencia, va todo bien.


Sigue removiendo sin parar, cuando lleves unos 30 minutos, la mezcla estará empezando a espesar y a hervir. Todo bien.
Por último verás que de golpe es como que desaparece el agua y se empieza a solidificar todo, es en ese momento que deber remover con la cuchara energicamente, que el azúcar se pegue en las almendras.

Y apagamos el fuego y a poner las almendras en un plato para dejar enfriar.

A disfrutarlas.


18 comentarios:

  1. Que ricura, me gustan un montón...que recuerdos me traen.Besosss

    ResponderEliminar
  2. Y anda que no están buenas. Por cierto, aún nos quedan unas pocas de las que nos trajiste.

    Feliz día, cielo

    ResponderEliminar
  3. Unnnn que buena pinta tienen,,Ami me encantan,,las haré

    ResponderEliminar
  4. Buenas no, buenísimas. Yo tengo un almendro en mi patio pero aún es muy pequeño y echa muy pocas... solo un puñaillo, espero que cuando se haga grande me eche muchas y las pueda hacer de esta manera. Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte tienes Julia de tener un almendro. Verás cuando la cosecha sea mayor. Besos

      Eliminar
  5. Que ricas!!! Me encantan!! Aunque no se si tendré la suficiente paciencia para estar removiendolas tanto rato!! en fin.....lo intentaré
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en esta receta Manuel, es el único secreto. Besos!

      Eliminar
  6. ¡Hola! Tienes un premio en mi blog.Saludos.
    http://lasrecetasdelagaveta.blogspot.com.es/2013/10/premio.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mely....muchísima gracias, ahora me paso a recogerlo. Besos

      Eliminar
  7. Nunca he conseguido que me salgan las almendras garrapiñadas, una amiga de mi madre es una verdadera experta y la mujer está harta de explicármelo pero nada, no hay manera. A ver si entre sus consejos y tu receta lo consigo algún día. besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si lo consigues Chusa. Ya me contarás. Besos!

      Eliminar
  8. Que maravilla de receta, junto con esos hermosos recuerdos, seguro que te sabran a gloria bendita, tienen que estar deliciosas. Mil besicos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una receta de esas de toda la vida María. Besos!

      Eliminar
  9. Muchas gracias por la dedicatoria! También se les puede echar un chorrito de anís si os gusta.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la próxima probaré con el anís, que no lo sabía. Besos Laura!

      Eliminar

¡Gracias por hacer un comentario en catapunchinpun.com!