18 de junio de 2012

9

Cruasanes caseros (Croissant)

Hace meses que tenía en mente hacer cruasanes, pero no encontraba una receta que me motivara a ponerme, lo encontraba demasiado complicado, hasta que en unodedos.com, encontré una receta que consiguió animarme.

Tengo que decir que aunque no es una receta complicada en su elaboración, si es larga de preparación, hay muchos momentos de espera, mientras la masa está reposando, aún así el resultado se lo vale. Con estas cantidades me han salido 24 cruasanes.






  • 500 gr. harina de fuerza
  • 25 gr. levadura prensada
  • 250 ml. leche 
  • 12 gr. sal
  • 70 gr. azúcar glas
  • 250 gr. mantequilla
Para el glaseado:
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada sopera de leche
Para el almíbar
  • 1 cucharada de mermelada de melocotón
  • 100 gr. azúcar
  • 100 ml. agua


 




  • 1 bol
  • 1 rodillo
  • 2 bandejas de horno
  • papel de horno
  • papel transparente
  • 1 cuchillo
  • 1 pincel






Para empezar deciros que si tenéis pensado comer los cruasanes recién hecho, por ejemplo, para merendar, debéis empezar la realización de la receta la tarde anterior. Así lo he hecho yo y acabé de hornearlos a las 16 horas del día siguiente.
Lo primero es hacer la masa madre, con 100 gr. de harina, levadura y 125 ml. de leche. En un cuenco se pone la harina, se hace un agujero en medio y se trocea la levadura; se introduce la leche tíbia poco a poco, deshaciendo la levadura y lo mezclamos todo, hasta conseguir una masa homogénea. Cubrimos esta masa con papel transparente y dejamos reposar en un lugar cálido, unas dos horas, veremos que dobla su volumen y la superficie burbujea.


Retiramos el papel transparente de la masa y añadimos el resto de la harina, la leche, la sal y el azúcar glas (la puedes comprar o hacerla, yo he hecho el azúcar glas en el molinillo). 
 
  
 
Amasamos hasta obtener una textura blanda que se despegará de las paredes del cuenco, formamos una bola, envolvemos con papel transparente y dejamos en el frigorífico unas 10 horas (yo me fui a dormir y seguí cocinando a la mañana siguiente).


Una vez ya ha reposado la masa madre unas 10 horas o toda la noche, sacamos la mantequilla de la nevera, la dejamos atemperarse 10 minutos. Colocamos un papel transparente sobre la superficie de trabajo, lo enharinamos un poco y colocamos la mantequilla en medio. Enharinamos el rodillo y aplastamos la mantequilla hasta formar un rectángulo de aproximadamente 1 cm. de grosor.
Lo envolvemos con el papel transparente y reservamos en la nevera.

Sacamos la masa que hemos dejado reponsando 10 horas y lo extendemos con el rodillo en forma de rectángulo, ayudándonos con un poco de harina en la superficie de trabajo. Veremos que es una masa difícil de trabajar. Si queda exceso de harina, quitarlo con un pincel.
Sacamos la mantequilla de la nevera y colocamos en el centro del rectángulo que hemos hecho con la masa y doblamos los bordes, cubriendo la mantequilla. 

 

Ahora ayudándonos con harina que iremos colocando en la superficie de trabajo, estiraremos la masa con el rodillo, siempre formando un rectángulo. Añadir la harina que sea necesaria para ayudarnos a que quede una masa moldeable, estiramos la masa  hasta que tenga más o menos 1 cm. de grosor.
Seguidamente realizaremos las vueltas para conseguir una masa hojaldrosa. A este paso se le llama vuelta sencilla,  y en esta recetas haremos 3 vueltas sencillas.

¿Cómo se hace la vuelta sencilla? Dividimos mentalmente la masa que tenemos en 3 trozos, doblamos la parte superior sobre la del medio.
 
ahora la parte inferior sobre la del medio

 
y seguidamente doblamos como si fuera un libro. 
 

Retiramos el exceso de harina, envolvemos en papel transparente y dejar reposar en la nevera 30 minutos.

Pasados 30 minutos sacamos la masa, según ves la foto anterior, giras la masa en sentido antihorario y con el rodillo enharinado estiramos la masa, volvemos a hacer una vuelta sencilla, envolver en papel transparente y 30 minutos a la nevera.

Y se repite este paso una última vez. No te olvides del giro en sentido antihorario, cada vez que hagas una nueva vuelta sencilla.

Una vez hechas las 3 vueltas sencillas, envolver en papel transparente y dejar reposar en la nevera 1 hora.

Ahora ya pasaremos a hacer la forma de los cruasanes, yo me agencié con una plantilla, usando un cartoncillo, formando un triángulo de 13 cm de base y 18 cm de altura.
 

Estiramos la masa dejándola lo más fina posible. 
Con ayuda del molde y un cuchillo, vamos cortando triángulos, y los vamos colocando en una bandeja con papel de horno. Le hacemos un corte en la base del triángulo y enrollamos el triángulo. Así hasta que se acabe la masa.
Con los restos que quedan de la masa, los vuelves a estirar y vuelves a hacer triángulos, así hasta que gastes toda la masa.

Una vez en la bandeja todos los cruasanes, los pintamos con un glaseado del centro hacia afuera para que no entre en las capas (mezclar una yema de huevo y una cucharada de leche, ver fotos inferiores).





Dejar reposar, para que fermente la masa de los cruasanes, unas 2 horas, hasta que más o menos doblen su volumen.
Precalentamos el horno a 200ºC sin ventilador y cuando vayamos a introducir los cruasanes bajamos la temperatura a 170ºC, los horneamos hasta que estén dorados y hayan aumentado su volumen, más o menos yo lo he tenido unos 20 minutos en el horno.

Este paso ya es opcional, si los quieres con el brillo típico, haremos un almíbar con 100 gr de azúcar, 100 ml. de agua y 1 cucharada  de mermelada de melocolón, la ponemos a hervir hasta que empiece a quedarse caramelizado.


Pintamos con un pincel los cruasanes y preparados para comer.

A disfrutarlos.

9 comentarios:

  1. enhorabuena por esta receta!!!te han salido de miedo...estos croissants se salen de la pantalla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Demisalero....muchas gracias...la verdad es que estaban de muerte!!!!

      Eliminar
  2. Felicidades que pedazo de receta, están de vicio aunque tengas que esperar merecen la pena, un besote guapetona.
    http://dulcestriplea.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocio...si la verdad es que valió la pena la espera....Besos!

      Eliminar
  3. Para que después digan que no vale la pena perder el tiempo cocinando, no??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge!!!

      ¿Quién dijo que cocinar era perder el tiempo?...anda que no me relaja a mi...y luego tener la satisfacción de comer cosas así...pues lo vale!!! Saludos!

      Eliminar
    2. Hola! Te han salido de maravilla, pero tengo una duda, tienen que ser 10h? Tambien menos de 10h no?

      Eliminar
    3. Hola Anónimo! Gracias por pasarte por aquí. Las masas madres es conveniente que estén toda la noche en reposo. Si la haces por la tarde, verás que las 10 horas de la noche se pasan en un santiamén. Saludos!

      Eliminar

¡Gracias por hacer un comentario en catapunchinpun.com!