28 de junio de 2011

7

Rosquillos

Esta receta de rosquillos me la ha dado mi buen amigo Germán, de parte de su madre Tere. Es una receta elaborada, no tanto por la realización de la masa, si no por el trabajo de darle la forma a los rosquillos y freirlos sin que se quemen, así que cuidado con esta operación. Es recomendable cocinarlos entre dos personas. Si no los hacéis entre dos personas (como es mi caso), os recomiendo darle la forma a todos los rosquillos y luego freirlos. Con esta receta salen aproximadamente unos 50 rosquillos, depende del tamaño que los hagamos.






  • 300 gr. harina de repostería
  • medio sobre de levadura en polvo
  • 1 sobre doble de gasificante (en el mercadona lo venden, está ubicado al lado de la levadura en polvo)
  • 4 u. huevos
  • 80-100 gr. azúcar
  • 1 vaso de aceite
  • 1 limón
  • 1 cucharada sopera de anís en grano
  • 1 cucharada sopera de sésamo
  • 1 copita de anís dulce
  • aceite
  • azúcar
  • canela en polvo
 
 
  • 1 bolsa de plástico
  • 1 vaso
  • 1 sartén grande
  • 1 espumadera
  • 1 bol
 


Mezclar el azúcar (80 gr) con los huevos, habiendo batido primero la clara y luego añadidas las yemas. Añadir la copita de anís.


Se fríe el vaso de aceite con una cáscara de limón y se saca antes de que se caliente mucho. Se deja enfriar.

Se machacan los granos de anís y el sésamo y se añade al aceite.

Una vez el aceite con los granos de anís estén frios, se añaden a la mezcla de huevo que habíamos dejado apartada.

Añadir la harina con el gasificante y la levadura en polvo.

Amasar hasta conseguir una pasta que no se pegue en los dedos y a la que se le pueda dar forma (si es necesario se echa más harina).


Dejar reposar la masa 2 horas mínimo, tapada con un trapo.

Hacer bolitas, estirar y unir para hacer los rosquillos.
Poner al fuego una sartén con abundante aceite e ir echando los rosquillos, con cuidado que no se quemen, ya que se hacen en seguida. Sacarlos con una espumadera, escurriendo el aceite y ponerlos en un bol que tenga papel absorvente, para que así deje salir el resto de aceite.
Ir metiendo los rosquillos en la bolsa para que queden envueltos de azúcar y pasarlos a una bandeja (ojo con esta operación, hacerla con delicadeza para que no se rompan los rosquillos).

Tener preparada una bolsa con una mezcla de azúcar y canela en polvo en su interior.
Ahora sólo queda disfrutarlos.

7 comentarios:

  1. Doy fe, estos rosquillos están de vicio.
    Allí donde van triunfan!!!

    ResponderEliminar
  2. pero si esto es de mi mami!

    ResponderEliminar
  3. Hola Espe....jajaja....si, receta de "ca la Tere"...jejeje

    Deliciosos...mmmmmmm

    ResponderEliminar
  4. Hola Germán,

    La verdad es que aunque son elaborados de hacer, vale la pena el esfuerzo....están buenísimossss

    ResponderEliminar
  5. mmmmmm... me encantan los rosquillos, a ver si me atrevo a hacerlos, que tienen muy buena pinta!! yo cocino más el salado que los dulces... si quieres, la proxima vez que hago un taboulé, hago una foto y te envio la receta, que es demuerte!!! es una ensalada muy fresca para el verano, y cambia de las tipicas de arroz o pasta... un beso grande Noé!

    ResponderEliminar
  6. por cierto, me encanta este blog, a mi que me gusta cocinar tambien!!! muy buena idea!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Annabelle!!!!

    Que bien que te guste el blog y participes!!!

    Pues estoy deseando que me envíes la receta del Taboulé para publicarla.

    Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por hacer un comentario en catapunchinpun.com!